¿Qué estás buscando?

ESTILO, Manual de estilo para los nuevos medios

Una guía viva en la red sobre los nuevos usos

Borrador

etiqueta: adjetivos

377 ARTÍCULOS

  • los azulgranas, mejor que los azulgrana

    por Manual

    La palabra azulgrana puede ser sustantivo, y entonces su plural es azulgranas, adjetivo, como en jugador azulgrana, cuyo plural más documentado en la actualidad es jugadores azulgranas, aunque se admite también jugadores azulgrana.

    En los medios de comunicación se encuentran a menudo frases como «El espectáculo alcanzó su cenit cuando los azulgrana afinaron la puntería», «El encuentro de Sevilla marcó el punto de inflexión de los azulgrana» o «A pesar del ambiente revuelto en los últimos días, nada parece haber afectado a los jugadores azulgrana».

    El Diccionario panhispánico de dudas señala que los nombres de color forman el plural regularmente cuando funcionan como sustantivos: los rosaslos marfiles los grises. Aplicado al fútbol, lo apropiado será decir los blancoslos azulones, los azulgranas o los blanquivioletas.

    Si funcionan como adjetivos y el nombre designa únicamente un color, el plural también es regular (los jugadores blancoslos jugadores azulones), mientras que, si el nombre designa primariamente una flor, un fruto o un objeto, como sucede en el caso de la grana y la violeta, lo más frecuente en la actualidad es optar por la concordancia en plural, aunque también se emplea el plural invariable.

  • Día Mundial contra el Cáncer, claves de redacción

    por Manual

    Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer que tendrá lugar el próximo 4 de febrero, se ofrecen algunas claves para la redacción de las informaciones relacionadas con este asunto.

    Los sustantivos y adjetivos de la denominación Día Mundial contra el Cáncer se escriben con mayúscula inicial, como recoge la Ortografía académica; su lema «Desenmascarar los mitos» se escribe entre comillas y solo con mayúscula en su palabra inicial.

    El término cancerígeno (‘que produce o puede producir cáncer’) no debe confundirse con canceroso (‘que tiene las características o la naturaleza del cáncer’), por lo que resulta inapropiado decir célulatumor cancerígeno en lugar de célulatumor canceroso.

    • La expresión cáncer maligno es redundante, ya que un cáncer es un tumor maligno o una neoplasia maligna; de modo que un tumor maligno es un cáncer, no un cáncer maligno.

    La palabra cirugía se aplica a la disciplina médica que se ocupa de la curación mediante operaciones, por lo que se recomienda no emplearla como sinónima de operaciónintervención quirúrgica, como en «Tras una cirugía de cáncer de próstata, el paciente se recuperó muy rápidamente».

    El verbo recaer con el significado de ‘volver a caer, especialmente en una enfermedad o en un vicio’, se construye con la preposición en, y no con de como en «El test sirve para determinar qué pacientes de cáncer de colon tienen riesgos de recaer de la enfermedad».

    Utilizar el adjetivo severo con el significado de grave, serio, importanteextremo es un préstamo inapropiado de la palabra inglesa severe, como en «Afectado por un proceso de cáncer severo».

  • La exigente Liga BBVA

    por Manual

    Melchor, Gaspar y Baltasar han dejado a los seguidores de la Liga BBVA un regalo que podrán disfrutar el próximo fin de semana:  lo que promete ser un magnífico partido entre el Atlético de Madrid y el Barcelona. Cualquier buen aficionado al fútbol pediría en su carta a los Reyes una entrada para presenciar este enfrentamiento.

    Lo que difícilmente haría nadie es exigir dicha entrada, y eso por más que enviase la carta certificada o hasta por burofax, pues los regalos, como la espontaneidad, la fe, el sueño o el amor, no admiten someterse a reclamos imperiosos.

    De acuerdo con el amenísimo libro Lo que Sócrates diría a Woody Allen, de Juan Antonio Rivera, se trata de objetos o metas que cuanto más se persiguen más nos rehúyen.

    No todo puede exigirse y, sin embargo, en las noticias deportivas cunde un uso novedoso —no censurable, pero que merece reseñarse— del verbo exigir: «Guaita sacó una mano prodigiosa a disparo de Pedro León, pero apenas se vio exigido por algunos balones aéreos» o «El Barcelona juega frente a un Betis muy exigido».

    Conforme a estos ejemplos, tanto Guaita como el Betis estaban exigidos, estructura extraña de primeras, pues lo habitual es exigir algo a alguien, con aquello que se exige como complemento directo explícito y la persona a la que se exige ese algo como indirecto. Es decir, lo ortodoxo sería afirmar que algunos balones aéreos exigieron intervenir a Guaita y que la mala clasificación del Betis le exigía puntuar, donde intervenir puntuar funcionan como complementos directos y a Guaita le (en alusión al Betis) como indirectos.

    Pero ¿estarverse alguien exigido, así sin más, sin especificar qué se le está pidiendo imperiosamente a uno?, ¿convertir a la persona misma en exigida? Así puede oírse en las ondas y leerse en los periódicos. Y con tanta frecuencia que el Diccionario de americanismos, de la Asociación de Academias de la Lengua Española, recoge exigido como adjetivo con el significado de ‘referido a persona, a un animal o a una máquina, sometido a un gran esfuerzo o rendimiento’.

    Puede interpretarse, pues, que Guaita se vio sometido a un gran esfuerzo para despejar o placar esos balones aéreos y que el Betis iba a necesitar rendir a gran altura para puntuar contra el Barcelona.

    Según la Academia, en definitiva, es aceptable estar exigido.

    Por supuesto, también podría haberse escrito que Guaita apenas tuvo que emplearse a fondo en un par de balones aéreos o que tan solo un par de balones aéreos pusieron a prueba a Guaita; en cuanto al Betis, podría haberse dicho que estaba muy presionadoapremiado u obligado a puntuar, o necesitado de puntos, siempre hay alternativas estilísticas y este espacio invita a considerarlas.

    En este sentido, para ir terminando, dice Rafael Alvira que «el que invita necesariamente tiene algo para dar, para entregar, por eso invita. Pero, al mismo tiempo, desea y espera la respuesta, la aceptación. La invitación no se impone. De ese modo, el que tiene ruega, el rico se hace pobre, no se limita a dar, espera, atiende la respuesta. [...] Lo que pretende, sin duda, toda invitación no es simplemente dar recibir, sino suscitar un diálogo».

    Para eso estamos: primero hablan los jugadores con el balón en los pies, después toman la palabra los locutores y redactores, a continuación llegan estas crónicas con invitaciones lingüísticas —que no exigencias— y de nuevo la pelota echa a rodar sobre el césped de la Liga BBVA. En esta jornada —y esto sí será cita forzosa—, el diálogo partirá del Vicente Calderón.

  • el equipo che, sin tilde, mejor que el equipo ché

    por Manual

    La voz che, que el Diccionario de la lengua española recoge como interjección propia de Valencia y algunos países de Hispanoamérica ‘para llamar, detener o pedir atención a alguien, o para denotar asombro o sorpresa’, se escribe sin tilde en la e.

    Pero che también se usa como sustantivo y adjetivo con el significado de ‘valenciano, na’, especialmente en España y en el ámbito del fútbol, y así lo recogen diccionarios como el María Moliner y el Diccionario del español actual de Seco, Andrés y Ramos; su plural es ches y por ser un nombre común plenamente asentado en nuestro idioma se escribe con minúscula y no requiere cursiva ni comillas para resaltarlo.

    Es bastante habitual, sin embargo, ver escrito este valencianismo en los medios de comunicación, en especial en los deportivos, con tilde, pero también entre comillas o con mayúscula: «La cantera ché golea al Burjasot», «Los Ché no sentencian y Mikel Rico no perdona» o «Jonas se empeña en mantener a Djukic como técnico “ché”».

    En todos estos casos lo apropiado habría sido escribir che sin tilde, en redonda y con minúscula: «La cantera che golea al Burjasot», «Los ches no sentencian y Mikel Rico no perdona» y «Jonas se empeña en mantener a Djukic como técnico che».

    Conviene recordar, por último, que tampoco lleva tilde el alias de Ernesto Che Guevara.

  • plan B no necesita comillas

    por Manual

    La expresión plan B (o plan b), con el significado de ‘plan alternativo’, no necesita comillas ni ningún otro resalte.

    En los medios de comunicación pueden encontrarse frases como «El Tribunal Supremo Electoral prepara plan “B” para transmisión de datos el día de las elecciones», «El “Plan B” de Setién rescata un punto ante el Murcia» o «La alcaldesa aseguró que no ha pensado en un ‘Plan b’».

    El Diccionario del español actual, de Seco, Andrés y Ramos, define B como ‘alternativo o de segundo orden’ e incluye entre sus ejemplos la expresión plan B. En este sentido, plan se escribe en minúsculala letra be, como sucede en dinero b caja b, en minúscula o, más habitualmente, en mayúscula, sin necesidad de resaltes.

    Así pues, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «El Tribunal Supremo Electoral prepara plan B para transmisión de datos el día de las elecciones», «El plan B de Setién rescata un punto ante el Murcia» y «La alcaldesa aseguró que no ha pensado en un plan b».

  • Una ‘start up’ es una ‘empresa emergente’

    por Manual

    En el mundo de los negocios, y muy especialmente en el ámbito de la innovación y las nuevas tecnologías, se denomina empresa start-up a aquella sociedad que, pese a su juventud y falta de recursos, consigue obtener resultados en el mercado y pasar a un siguiente nivel estructural al ser impulsada por otros inversores o absorbida por empresas ya consolidadas.

    COMENTARIOS {1}

  • vivir juntos o convivir, no convivir juntos

    por Manual

    La expresión convivir juntos es redundante porque el significado del verbo convivir (‘vivir en compañía de otro u otros’) ya incluye el sentido que añade el término juntos.

    Sin embargo, no son pocos los ejemplos que se encuentran en los medios de comunicación en los que se utiliza esta construcción redundante: «Antes habían convivido juntos pero diferenciados los antiguos reinos de Castilla y Aragón», «No pueden convivir juntos turismo y petróleo» o «No se les reconoció inicialmente al no estar casados o figurar como pareja de hecho, aunque convivieron juntos durante 18 años».

    En el verbo convivir el prefijo latino con- mantiene claramente en la actualidad la información adverbial correspondiente a ‘conjuntamente’ o ‘en común’, como señala la Nueva gramática de la lengua española, por lo que no solo no es necesario, sino que resulta redundante añadir el término juntos.

    Así, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir «Antes habían convivido, aunque diferenciados, los antiguos reinos de Castilla y Aragón», «No pueden convivir turismo y petróleo» o «No se les reconoció inicialmente al no estar casados o figurar como pareja de hecho, aunque vivieron juntos durante 18 años».

  • severo no es lo mismo que grave

    por Manual

    El término severo, en español, equivale a ‘riguroso, áspero, duro en el trato’ o ‘exacto y rígido’, y no a extremograveimportante o serio, acepciones estas que sí tiene la voz inglesa severe.

    Sin embargo, es habitual encontrar en los medios frases como «Cáritas alerta de que la pobreza severa afecta ya a tres millones de personas en España» o «La crisis aumenta la pobreza severa que afecta ya a tres millones de personas».

    El Diccionario panhispánico de dudas explica que usar severo con el significado de graveserio, importanteextremo es un calco inapropiado de la palabra inglesa severe.

    Por tanto, en los ejemplos anteriores lo más adecuado habría sido «Cáritas alerta de que la pobreza extrema afecta ya a tres millones de personas en España» y «La crisis aumenta la pobreza extrema que afecta ya a tres millones de personas».

    Este calco, aunque muy asentado, es igualmente censurable en la jerga médica, y así lo critican algunas obras como el Diccionario de términos médicos, de la Real Academia Nacional de Medicina, o el Diccionario crítico de dudas inglés-español de medicina, de Fernando A. Navarro. En este ámbito puede sustituirse por distintas formas según el contexto concreto: grave («insuficiencia cardíaca grave»); intenso, fuerte («dolor intenso», «fuertes náuseas»); extenso («soriasis extensa») o avanzado («cáncer avanzado»).