¿Qué estás buscando?

ESTILO, Manual de estilo para los nuevos medios

Una guía viva en la red sobre los nuevos usos

Borrador

etiqueta: asuntos jurídicos, políticos y administrativos

280 ARTÍCULOS

  • debate sobre el estado de la nación se escribe en minúscula

    por Manual

    La denominación debate sobre el estado de la nación se escribe con minúsculas iniciales, pues se trata de la forma común de referirse a uno de los muchos debates que se celebran en el Parlamento español.

    Sin embargo, suele verse escrita en algunos medios con iniciales mayúsculas: «Convocado formalmente el Debate sobre el estado de la Nación los días 25, 26 y 27» o «Rajoy centrará su discurso del Debate del Estado de la Nación en las reformas para el crecimiento y el empleo».

    Debate no es un nombre propio y, por lo tanto, debe escribirse con inicial minúscula; tampoco se escribe con inicial mayúscula estado, ya que en este contexto se usa con el significado de ‘situación en que se encuentra algo’ (no con el de ‘órganos de gobierno de un país’), ni nación, que funciona como sinónimo de país, no de Estado.

    Por todo ello, en los anteriores ejemplos habría sido preferible escribir: «Convocado formalmente el debate sobre el estado de la nación los días 25, 26 y 27» o «Rajoy centrará su discurso del debate del estado de la nación en las reformas para el crecimiento y el empleo».

  • Abdulfatah al Sisi, nombre del militar y político egipcio

    por Manual

    La grafía Abdulfatah al Sisi es la recomendada para el nombre del jefe de las Fuerzas Armadas y ministro de Defensa de Egipto.

    En la noticias relacionadas con este político y militar, que acaba de presentar su candidatura al cargo de presidente del país árabe, puede verse su nombre escrito de diversas formas: «El mariscal de campo Abdel Fattah al Sisi dijo que será candidato a la presidencia», «Abdel Fatah al Sisi es posible que gane sin problemas» o «El ministro de Defensa y auténtico hombre fuerte del país, Abdul Fatah el-Sisi, se dirigió a la nación».

    La adaptación más apropiada al español del nombre completo según el árabe estándar es Abdulfatah al Sisi, aunque una adaptación más próxima al principal dialecto egipcio sería Abdelfatah el Sisi, que también puede considerarse válida; además, por sencillez gráfica, se recomienda separar el artículo árabe al con un espacio en lugar de con un guion.

    También se lo conoce como Mushir Sisi, forma que, aunque válida, es de escaso uso y que por tanto se desaconseja emplear en los medios de comunicación.

  • cesar no es destituir

    por Manual

    Los verbos destituir, deponer o despedir son preferibles al verbo cesar para indicar que alguien ha sido obligado a dejar su cargo o actividad.

    Una persona cesa en su empleo o cargo cuando simplemente deja de desempeñarlo («Javier Solana cesó en las funciones que desempeñaba en Bruselas»); sin embargo, en muchos textos periodísticos se está extendiendo el uso transitivo de este verbo, en frases como «El consejo de administración de El Mundo ha cesado a Pedro J. Ramírez de sus funciones de director», «Cesado un directivo de la Marca España» o «Fue cesado del cargo de seleccionador».

    De acuerdo con el Diccionario panhispánico de dudasel verbo cesar es intransitivo en todas sus acepciones: es el trabajador quien cesa, bien porque lo despiden, bien porque él decide poner fin a la relación laboral, por lo que para señalar que a alguien se le ha obligado a dejar su cargo lo adecuado es utilizar el verbo destituir, o, dependiendo del contexto concreto, otros alternativos como relevardeponer odespedir.

    La última Gramática académica, aunque no censura el uso de cesar con el significado de ‘hacer que alguien cese’, indica que el verbo preferible y apropiado es destituir: «El consejo de administración de El Mundo ha destituido a Pedro J. Ramírez de sus funciones de director» (o «Pedro J. Ramírez cesa como director de El Mundo»), «Destituido un directivo de la Marca España» o «Fue destituido del cargo de seleccionador».

  • Al Nahda, nombre del partido tunecino

    por Manual

    La adaptación Harakat al Nahda y su traducción Movimiento del Renacimiento, así como la forma abreviada Al Nahda, son válidas para referirse a un partido político islamista de Túnez.

    El nombre de este partido aparece escrito de muy diversas formas en los medios: «El nuevo primer ministro necesita la colaboración de los islamistas de Ennahda», «Centenares de personas trataron de asaltar la sede del partido islamista Annahda» y «Su familia acusó al Partido del Renacimiento o Ennahdha».

    La adaptación más apropiada al español del nombre completo según el árabe estándar es Harakat al Nahda, aunque puede usarse igualmente su traducción Movimiento del Renacimiento; además, por sencillez gráfica, se recomienda separar el artículo árabe al con un espacio en lugar de con un guion.

    Puede hablarse asimismo del partido Al Nahda, con el artículo con mayúscula por ir al comienzo de su identificación, y a veces se usa el nombre partido del Renacimiento, y dado que la palabra partido no forma parte del nombre formal lo aconsejable es escribirla en minúscula.

    En consecuencia, los ejemplos anteriores podrían haberse escrito de forma alternativa del siguiente modo: «El nuevo primer ministro necesita la colaboración de los islamistas del Harakat al Nahda», «Centenares de personas trataron de asaltar la sede del partido islamista Al Nahda» y «Su familia acusó al partido del Renacimiento o Al Nahda».

  • Estado Islámico de Irak y el Levante, nombre adecuado

    por Manual

    El nombre Estado Islámico de Irak y el Levante es el recomendado para referirse al grupo islámico que afirma controlar parte de Siria e Irak, mejor que Estado Islámico de Irak y Siria.

    En los medios de comunicación aparece este nombre de diversas formas, como se comprueba en los siguientes ejemplos: «La “franquicia” de Al Qaeda a cargo de esta fase operativa se llama Estado Islámico de Irak y Siria» y «El Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL) ha perdido sus dos grandes bastiones en el norte de Siria».

    Sin embargo, el nombre árabe no se refiere a la Siria actual, sino a la región de la Siria histórica que en español se conoce tradicionalmente como el Levante y que, como explica el Pequeño Larousse ilustrado, abarca los territorios al este de la costa oriental del mar Mediterráneo. Además, al igual que ocurre con algunas otras regiones, normalmente se emplea con artículo.

    Aunque en rigor el nombre de Siria no es incorrecto desde el punto histórico, se recomienda por precisión el Levante, y por ello en los ejemplos anteriores habría sido mejor haber escrito «La “franquicia” de Al Qaeda a cargo de esta fase operativa se llama Estado Islámico de Irak y el Levante» y «El Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) ha perdido sus dos grandes bastiones en el norte de Siria».

  • AMPA o ampa, pero no Ampa

    por Manual

    La sigla AMPA, que corresponde a asociación de madres y padres de alumnos, puede escribirse bien con mayúsculas o bien en minúscula (ampa), pero es impropia la grafía Ampa cuando se usa de modo genérico y no se alude al nombre propio de una en concreto.

    Sin embargo, en ocasiones se pasan a minúsculas todas las letras excepto la inicial, como en «Los directores y las Ampas rechazan que el Consell delegue en los centros las becas de libros» o «Participaron también en este acto representantes de las Ampa majoreras».

    Según la Ortografía académica, cuando la sigla corresponde a un nombre propio, como Unesco,  sí es apropiado dejar la inicial mayúscula, conforme a las normas generales, pero si se emplea como un nombre común la inicial ha de ser minúscula, como ocurre con láseropasida.

    Se recuerda igualmente que las Academias de la Lengua recomiendan que el plural que sí tienen las siglas en la lengua oral no se refleje en la forma escrita si esta se escribe con mayúsculas (las AMPA); cuando se escribe con minúsculas, en cambio, lo apropiado es añadir la letra ese (las ampas).

    Aunque un buen número de palabras femeninas que comienzan con a tónica cambian el artículo a el, en el caso de las siglas, tal como explica la Gramática académica, se usa lael en función de la primera palabra del desarrollo de la sigla y no de la sigla en sí, por lo que la AMPA es la forma apropiada (por ser asociación).

  • Escrache, palabra del año para la Fundéu BBVA

    por Manual

    Escrache, un término que alude a las manifestaciones convocadas frente a los domicilios de políticos y otros personajes públicos, es la palabra del año 2013 para la Fundación del Español Urgente.

    Por primera vez en sus ocho años de vida, la Fundéu BBVA ha elegido su palabra del año de entre las muchas sobre las que se ha pronunciado, ya sea en sus recomendaciones diarias, ya en las respuestas a las consultas recibidas durante los últimos doce meses.

    «Buscábamos una palabra que tuviera cierto interés desde el punto de vista lingüístico, bien por su origen o por cómo está formada, y que haya estado en el primer plano de la actualidad en los últimos meses», explica el director general de la Fundéu BBVA, Joaquín Muller.

    «Escrache reúne cualidades en los dos aspectos: es una palabra con un origen no del todo cierto, pero muy interesante, que ha llegado al español de España desde el de Argentina y Uruguay, y que se convirtió en protagonista de la actualidad y en el centro de una polémica en la que se cruzaban los elementos lingüísticos y los políticos», aclara Muller.

    El Diccionario de la Real Academia Española no incluye ese término, pero sí el verboescrachar como una expresión coloquial propia del español rioplatense con dos significados: ‘romper, destruir o aplastar’ y ‘fotografiar a una persona’.

    El Diccionario de americanismos, de la Asociación de Academias de la Lengua Española, añade que en esos países escrachar significa también ‘dejar en evidencia a alguien’.

    Y para el sustantivo escrache aporta la definición que ha popularizado el término fuera de su ámbito original: ‘manifestación popular de denuncia contra una persona pública a la que se acusa de haber cometido delitos graves o actos de corrupción y que en general se realizan frente a su domicilio o en algún otro lugar público al que deba concurrir la persona denunciada’.

    Con ese sentido y en el contexto de la investigación de los crímenes de sus dictaduras, empezó a emplearse con frecuencia en los medios de comunicación argentinos y uruguayos en los años 90.

    En España la palabra se populariza durante las protestas organizadas en los primeros meses de 2013 por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

    Muy pronto, a la polémica generada por ese tipo de acciones, que llevó incluso a reformas legales para regular estas manifestaciones, se sumó otra sobre el propio uso del término, que para algunos representantes políticos no era más que un eufemismo para lo que consideraban un auténtico «acoso con métodos violentos».

    La polémica llegó incluso al seno de la Policía cuando un sindicato denunció que se había pedido a los agentes que no empleasen la palabra escrache en sus comunicaciones y diligencias, aunque luego el Ministerio del Interior aclaró que había instado a no usarla porque no se adapta a la terminología de la legislación actual.

    Respecto al origen del término, hay varias teorías. Unas lo sitúan en el italiano schiacciare(‘aplastar, astillar, machacar’) o en el genovés scraccâ (‘escupir’), términos que habrían llegado al español a través del lunfardo, una jerga originalmente empleada por las clases más bajas de Buenos Aires, muchos de cuyos integrantes provenían de Italia.

    Para otros existe una conexión clara con el inglés to scratch (‘arañar, rasguñar, marcar’). De hecho, en el español de los Estados Unidos se usa escrache como ‘arañazo o rasguño’, como recoge el Diccionario de americanismos.

    Esa combinación de factores lingüísticos y de actualidad es, explica Muller, la que justifica que escrache sea la palabra del año para la Fundéu BBVA; una fundación constituida por la Agencia EFE y el BBVA, que trabaja asesorada por la Real Academia Española y que tiene como principal objetivo velar por el buen uso del idioma en los medios de comunicación.

    Los filólogos y periodistas que trabajan en esta organización hicieron una primera selección de doce términos entre los que, además del finalmente elegido, figuraban varios vocablos relacionados de algún modo con la situación económica, como copago,emprenderere —la forma lexicalizada de la sigla ERE—, quitaaustericidio.

    El mundo de internet y las redes sociales estaban presentes con voces como meme,autofotowasapear. La docena de palabras aspirantes se completaba con un término del mundo de la ciencia (bosón), otro del deporte (cholismo) y, por último, con la formaexpapa, una palabra que en más de dos mil años de historia de la Iglesia no había habido apenas ocasión de emplear, pero que saltó a las páginas de los medios con ocasión de la renuncia de Benedicto XVI.

  • colíder, término adecuado

    por Manual

    El término colíder es adecuado para referirse a una persona que ejerce junto con otra un liderazgo político o de otro tipo, así como al jugador o equipo que empata a puntos con otro en lo más alto de la clasificación.

    En los medios informativos es habitual encontrar frases como «El diputado asturiano por IU y colíder federal de Izquierda Abierta (IzAb), Gaspar Llamazares, participó ayer en el acto de presentación», «El Atlético sentencia a un buen Elche y se coloca colíder» o «Uno de los colíderes, Xavier Guzmán, opina que esta situación cambiante en la clasificación es buena para el golf», todas ellas válidas.

    El Diccionario panhispánico de dudas define líder como ‘persona que dirige u orienta a un grupo, que reconoce su autoridad’ y ‘persona, equipo o empresa situados a la cabeza en una clasificación’.

    Aunque en principio líder no hay más que uno y, por ejemplo, en deportes como el fútbol, el golaveraje o el número de tarjetas permiten desempatar, estos criterios están principalmente concebidos para determinar quién es el ganador al final del torneo, no tanto para deshacer un empate a puntos durante el transcurso en sí de la competición.

    Así pues, partiendo de la acepción de líder mencionada, es posible crear por derivación colíder, pues el prefijo co- puede combinarse con sustantivos para expresar que el concepto inicial es compartido por otros individuos, tal como indica la Nueva gramática de la lengua española, y como ya ocurre en coautorcodirectorcopartícipe.

    Del mismo modo, se consideran válidos los derivados coliderarcolideratocoliderazgo.