¿Qué estás buscando?

ESTILO, Manual de estilo para los nuevos medios

Una guía viva en la red sobre los nuevos usos

Borrador

etiqueta: Arte, cultura y espectáculos

220 ARTÍCULOS

  • Escrache, palabra del año para la Fundéu BBVA

    por Manual

    Escrache, un término que alude a las manifestaciones convocadas frente a los domicilios de políticos y otros personajes públicos, es la palabra del año 2013 para la Fundación del Español Urgente.

    Por primera vez en sus ocho años de vida, la Fundéu BBVA ha elegido su palabra del año de entre las muchas sobre las que se ha pronunciado, ya sea en sus recomendaciones diarias, ya en las respuestas a las consultas recibidas durante los últimos doce meses.

    «Buscábamos una palabra que tuviera cierto interés desde el punto de vista lingüístico, bien por su origen o por cómo está formada, y que haya estado en el primer plano de la actualidad en los últimos meses», explica el director general de la Fundéu BBVA, Joaquín Muller.

    «Escrache reúne cualidades en los dos aspectos: es una palabra con un origen no del todo cierto, pero muy interesante, que ha llegado al español de España desde el de Argentina y Uruguay, y que se convirtió en protagonista de la actualidad y en el centro de una polémica en la que se cruzaban los elementos lingüísticos y los políticos», aclara Muller.

    El Diccionario de la Real Academia Española no incluye ese término, pero sí el verboescrachar como una expresión coloquial propia del español rioplatense con dos significados: ‘romper, destruir o aplastar’ y ‘fotografiar a una persona’.

    El Diccionario de americanismos, de la Asociación de Academias de la Lengua Española, añade que en esos países escrachar significa también ‘dejar en evidencia a alguien’.

    Y para el sustantivo escrache aporta la definición que ha popularizado el término fuera de su ámbito original: ‘manifestación popular de denuncia contra una persona pública a la que se acusa de haber cometido delitos graves o actos de corrupción y que en general se realizan frente a su domicilio o en algún otro lugar público al que deba concurrir la persona denunciada’.

    Con ese sentido y en el contexto de la investigación de los crímenes de sus dictaduras, empezó a emplearse con frecuencia en los medios de comunicación argentinos y uruguayos en los años 90.

    En España la palabra se populariza durante las protestas organizadas en los primeros meses de 2013 por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

    Muy pronto, a la polémica generada por ese tipo de acciones, que llevó incluso a reformas legales para regular estas manifestaciones, se sumó otra sobre el propio uso del término, que para algunos representantes políticos no era más que un eufemismo para lo que consideraban un auténtico «acoso con métodos violentos».

    La polémica llegó incluso al seno de la Policía cuando un sindicato denunció que se había pedido a los agentes que no empleasen la palabra escrache en sus comunicaciones y diligencias, aunque luego el Ministerio del Interior aclaró que había instado a no usarla porque no se adapta a la terminología de la legislación actual.

    Respecto al origen del término, hay varias teorías. Unas lo sitúan en el italiano schiacciare(‘aplastar, astillar, machacar’) o en el genovés scraccâ (‘escupir’), términos que habrían llegado al español a través del lunfardo, una jerga originalmente empleada por las clases más bajas de Buenos Aires, muchos de cuyos integrantes provenían de Italia.

    Para otros existe una conexión clara con el inglés to scratch (‘arañar, rasguñar, marcar’). De hecho, en el español de los Estados Unidos se usa escrache como ‘arañazo o rasguño’, como recoge el Diccionario de americanismos.

    Esa combinación de factores lingüísticos y de actualidad es, explica Muller, la que justifica que escrache sea la palabra del año para la Fundéu BBVA; una fundación constituida por la Agencia EFE y el BBVA, que trabaja asesorada por la Real Academia Española y que tiene como principal objetivo velar por el buen uso del idioma en los medios de comunicación.

    Los filólogos y periodistas que trabajan en esta organización hicieron una primera selección de doce términos entre los que, además del finalmente elegido, figuraban varios vocablos relacionados de algún modo con la situación económica, como copago,emprenderere —la forma lexicalizada de la sigla ERE—, quitaaustericidio.

    El mundo de internet y las redes sociales estaban presentes con voces como meme,autofotowasapear. La docena de palabras aspirantes se completaba con un término del mundo de la ciencia (bosón), otro del deporte (cholismo) y, por último, con la formaexpapa, una palabra que en más de dos mil años de historia de la Iglesia no había habido apenas ocasión de emplear, pero que saltó a las páginas de los medios con ocasión de la renuncia de Benedicto XVI.

  • cómics se escribe con tilde

    por Manual

    La palabra cómics se escribe con tilde por ser una palabra llana acabada en varias consonantes.

    Las normas ortográficas de las Academias de la Lengua establecen que se acentúan las palabras llanas que no acaban en vocal, en n o en s, pero estas últimas únicamente si no forman parte de un grupo consonántico, es decir, si van precedidas de una vocal; dado que cómics acaba en dos consonantes, aunque la segunda sea s, ha de tener tilde.

    Por tanto, son inapropiadas frases como «El cantante panameño vende su colección de comics» o «La editorial pondrá a disposición de los usuarios 250 comics», donde debería haberse escrito cómics.

    Se encuentran en una situación similar palabras como bícepsreferéndumscurrículums, wésternzódiacs y cíborgs; en cambio, no se acentúan por ser palabras agudas acabas en grupo consonántico esnobstuaregsanoraks, Orleansicebergs.

  • adenda, no addenda ni addendum

    por Manual

    El término adenda, que alude a un añadido que se hace al final de un texto, se escribe sin duplicar ninguna d, pues es un término ya adaptado al español a partir de la voz latina addenda, forma que desaconseja la Ortografía académica.

    En las noticias se puede ver escrita esta palabra de modo inapropiado, como en los siguientes ejemplos: «Se aprobó en la sesión plenaria la addenda al convenio» o «El referido acuerdo ha sido objeto de modificaciones y addendas posteriores».

    Tal como señala la Ortografía académica, el sistema gráfico del castellano rechaza la duplicación de consonantes, por lo que en los préstamos de voces extranjeras se simplifican: brócolitúnelchópedralidosier, etc. Este es también el caso de adenda, por lo que en los ejemplos anteriores habría sido preferible haber escrito «Se aprobó en la sesión plenaria la adenda al convenio» o «El referido acuerdo ha sido objeto de modificaciones y adendas posteriores».

    Al igual que ocurre con otras palabras de la lengua especializada, como bacteria, el vocablo adenda se ha incorporado al español con significación singular aunque en su origen latino sea plural, por lo que no hay necesidad de introducir la variante addendum, que probablemente se usa por influencia del inglés. El plural de adenda es adendas.

  • clubs y clubes, plurales correctos

    por Manual

    Las formas clubesclubs son adecuadas para formar el plural del término club, como señala la Nueva gramática de la lengua española en su apartado dedicado a los plurales de las voces de origen no castellano.

    El Diccionario panhispánico de dudas explica que club es un anglicismo asentado en el español desde hace dos siglos y que desde el inicio su plural ha vacilado entre las formas clubs, que coincide con el plural inglés, y clubes, que sigue la regla tradicional que establecía el plural en -es para las palabras acabadas en consonante.

    En la actualidad las dos formas se consideran válidas, de modo que frases como «Bruselas investiga a siete clubes españoles por ayudas ilegales» y «Los clubs de fútbol españoles apuntan en sus cuentas las dificultades de la crisis» son correctas.

    También se admiten los dos plurales en los compuestos que contienen esta palabra: aeroclubsaeroclubescineclubscineclubesteleclubsteleclubesvideoclubsvideoclubes.

  • autofoto, alternativa en español a selfie

    por Manual

    La palabra autofoto es una alternativa adecuada en español al término inglés selfie, con el que se alude a las fotografías que uno toma de sí mismo, solo o en compañía de otros, en general con teléfonos móviles, tabletas o cámaras web, y luego sube a redes sociales.

    La voz inglesa selfie, elegida por los editores del Diccionario de Oxford como la palabra del año 2013 en esa lengua, aparece con frecuencia en los medios de comunicación en español en frases como «La ‘selfie’ de Obama, Cameron y Thorning-Schmidt desata las críticas en las redes sociales» o «En agosto, un selfie en el que se mostraba al papa Francisco en compañía de un grupo de jóvenes,  dio la vuelta a la red».

    El término autofoto, formado por el prefijo auto- y el sustantivo foto como forma abreviada y coloquial de fotografía, puede sustituir adecuadamente al anglicismo selfie. Es de género femenino, como fotografía (una autofoto), su plural es autofotos y no es preciso destacarla con comillas ni cursivas.

    También es válida la alternativa autorretrato, que ya figura en el Diccionario académico.

    En los casos anteriores, por tanto, lo adecuado habría sido escribir «La autofoto de Obama, Cameron y Thorning-Schmidt desata las críticas en las redes sociales» y «En agosto, una autofoto, en el que se mostraba al papa Francisco en compañía de un grupo de jóvenes,  dio la vuelta a la red».

    Si se prefiere emplear el anglicismo selfie, lo adecuado es destacarlo en cursiva o, si no se dispone de este tipo de letra, entre comillas.

  • ciberlunes, mejor que Cyber Monday

    por Yoli

    El término ciberlunes, en una sola palabra y en minúscula, es adecuado en español para referirse a lo que en inglés se llama Cyber Monday, una jornada en la que los comerciantes de Estados Unidos y otros países lanzan ofertas y promociones para aumentar las ventas por internet.

    En las noticias sobre esta jornada, que suele celebrarse el primer lunes después del Día de Acción de Gracias, puede verse vacilación en cuanto al uso de los nombres español e inglés, así como en la forma de escribirlos: «La web se llena de ofertas para un nuevo Cyber Monday», «Primer Cybermonday en Argentina» o «Los Cyberlunes, la opción perfecta para comprar los regalos de Navidad», en las que lo apropiado habría sido escribir ciberlunes.

    En el caso del llamado Black Friday, el día que comienza la temporada de compras navideñas en los Estados Unidos, inmediatamente después del Día de Acción de Gracias, la adaptación apropiada es «viernes negro», con las iniciales en minúscula y entrecomillada, para distinguir esa expresión de aquellas otras que incorporan el término negro con otros sentidos, la mayoría de carácter trágico o negativo.

    Ver también trimestre negrodía negro, sin comillas ni cursiva.

  • programa Erasmus, pero estudiante erasmus

    por Manual

    El programa Erasmus y la beca Erasmus se escriben con e mayúscula, mientras que un (estudiante) erasmus estar de erasmus se escriben con e minúscula y sin comillas, de acuerdo con el diccionario de uso Clave.

    En los medios de comunicación pueden encontrarse frases como «La Unión Europea estudia si hay que replantearse el programa ERASMUS, como consecuencia del recorte presupuestario», «Educación solo dará dinero a los Erasmus que tengan una beca general», «Educación quita la ayuda a miles de “erasmus” a mitad de curso» o «Entre ellos, miles de estudiantes que ya están de Erasmus en estos momentos».

    El acrónimo Erasmus, que corresponde al desarrollo inglés European Region Action Scheme for the Mobility of University Students (Plan de Acción de la Comunidad Europea para la Movilidad de Estudiantes Universitarios), se escribe con mayúscula únicamente en la letra inicial del nombre de este conocido programa de la Comunidad Europea, según se desprende de los criterios de la Ortografía de la lengua española sobre acrónimos de nombres propios de cinco o más letras.

    Por otro lado, cuando erasmus pasa a designar a los estudiantes que disfrutan de esta beca, como en la locución estar de erasmus, se considera que el acrónimo se ha lexicalizado como nombre común o adjetivo y, por tanto, lo apropiado es escribirlo en minúscula y sin necesidad de comillas.

    Así pues, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «La Unión Europea estudia si hay que replantearse el programa Erasmus, como consecuencia del recorte presupuestario», «Educación solo dará dinero a los erasmus que tengan una beca general», «Educación quita la ayuda a miles de erasmus a mitad de curso» y «Entre ellos, miles de estudiantes que ya están de erasmus en estos momentos».

     

  • neoyorquino, mejor que neoyorkino

    por Manual

    Neoyorquino, con q, mejor que neoyorkino, con k, es el gentilicio recomendado en la Ortografía de la lengua española para referirse a los naturales de Nueva York.

    Con motivo del fallecimiento de Lou Reed, en los medios de comunicación pueden encontrarse frases como «Son muchas las facetas que desarrolló el músico neoyorkino a lo largo de toda su vida» o «El músico neoyorkino comenzó su carrera con The Velvet Underground en los años 60».

    Aunque la Academia considera válida esta grafía, recomienda optar por la variante neoyorquino.

    Así pues, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «Son muchas las facetas que desarrolló el músico neoyorquino a lo largo de toda su vida» y «El músico neoyorquino comenzó su carrera con The Velvet Underground en los años 60».